Analiza tu salud financiera y mejórala con estos consejos

Ahora más que nunca debes cuidar tu salud financiera, ¿ya sabes cómo hacerlo? Si aún no, entonces necesitas estos tips.

Read More...

Escucha el contenido con nuestro asistente de voz
Voiced by Amazon Polly

Con todos los cambios que estamos viviendo, seguramente tu cartera se ha visto un poco más delgada que de costumbre. Sin embargo, si cuidas tus finanzas, inviertes de manera adecuada y haces uso de tus pasivos y activos de forma correcta, seguramente tu cartera podrá engordar muy pronto. No te preocupes, tu salud financiera mejorará de manera considerable.

Primero que nada identifica tus activos y tus pasivos. Empecemos por resolver la pregunta, ¿qué son?

Un bien o recurso activo es aquel que te está dando dinero constantemente, por ejemplo, si eres dueño de algún negocio, tu recurso activo son las ganancias que te da. Mientras que tus pasivos por otro lado, son aquellos que te generan gastos, por ejemplo, en cualquier negocio, los gastos por mantenimiento serían un buen ejemplo de pasivo.

Tal vez te interese: La nueva normalidad nos pone en camino a una nueva economía.

Una vez que tengas ubicados tus bienes activos y pasivos evalúa tus ingresos, y crea un plan de crecimiento y fortalecimiento económico.

Si ya tienes un negocio propio. Amplía tu mercado, empieza analizando quiénes son tus consumidores. Quizá sean las personas de tu colonia o cercanas a tu negocio. De ser así, puedes buscar ampliar tus ventas incorporándote a un servicio de entrega o añadiendo opciones de envío a otras partes del país, dependiendo de los productos que vendas. Incluso, podrías ofrecer tus servicios como proveedor para los sectores que tienen un incremento en su carga de trabajo como consecuencia de la pandemia, es decir, el sector salud y personal médico. Ya sea brindando servicios de alimentos, limpieza, lavado de ropa, venta de equipo médico, etc. 

Con este tipo de acciones puedes incrementar los ingresos de tu negocio.

Tal vez te interese: ¿Qué se necesita para adaptar un negocio a la nueva normalidad?

Si aún no tienes un negocio propio. Puedes ofrecer tus servicios freelance, o iniciar un negocio pequeño desde casa. Puedes obtener ayuda de tu pareja e incluso de tu familia. Tus oportunidades de negocio pueden ser muy amplias. Analiza tus habilidades y las de tu familia, puedes abrir una mini pastelería en casa y ofrecer tus primeros pedidos a vecinos y conocidos e ir escalando poco a poco, o bien, adquirir equipo básico para la venta de helados.

Recuerda que los negocios pequeños tienen grandes oportunidades de crecimiento.

Una vez que tengas listo tu plan para fortalecer tus finanzas, analiza qué necesitas para mejorar tu salud financiera. Seguramente además de la motivación, el apoyo de tu familia y tus conocimientos, requerirás de efectivo para invertir. La forma más fácil de conseguirlo es mediante un préstamo o crédito.

Consulta tu buró de crédito, puedes hacerlo directamente en su página oficial https://www.burodecredito.com.mx/. Si es la primera vez que lo haces incluso puedes conseguir un reporte gratuito. Contando con salud financiera superior a los 650 puntos acceder a un crédito bancario te será un poco o mucho más fácil, dependiendo de tu calificación. Pero, ¿qué pasa cuándo tienes un score bajo? Los bancos ofrecen pocas posibilidades ya que prefieren poner su dinero en manos de personas con calificaciones altas, pero no te preocupes, esto no significa que tus posibilidades se cierren.

Las SOFOMES son entidades crediticias que están incorporadas a la CONDUSEF, al igual que los bancos, y tienen como objetivo ser más flexibles para que puedas tener un crédito y cumplir tus metas. ¿Cómo lo hacen? Confiando en tu palabra de pago a partir de una garantía, por ejemplo un bien inmueble. ¿Y por qué un bien inmueble?

Existen también los llamados bienes variables, ya que no todos los bienes pueden ser fácilmente catalogados como activos o pasivos. Las viviendas, por ejemplo, son un recurso que varía según hagas uso de ellas.

Al haber comprado tu casa, se convirtió en una inversión permanente entre tus bienes. Un recurso del que haces uso para dar seguridad y techo para tu familia. Aunque año con año su valor aumente, es una inversión que se encuentra congelada. No es dinero líquido del que puedas hacer uso para invertir en tu negocio, en tus imprevistos familiares o bien para pagar tus deudas. En realidad mientras no vendas o rentes tu propiedad no es un bien activo, sin embargo puede serlo si lo llegas a necesitar.

Así pues no todo es blanco y negro, no sólo tienes la opción de vender o rentar tu propiedad para poder conseguir dinero liquido, tu bien inmueble es la representación de tu palabra de pago y te acceso al dinero líquido que necesitas. Realizar este tipo de trámites es muy sencillo, únicamente debes iniciar tu solicitud en línea y hablar con el equipo, ellos analizarán tu perfil, también analizarán junto contigo tus formas de pago para que no arriesgues el patrimonio de tu familia y tengas acceso a un crédito que podrás pagar con facilidad y que te hará crecer.

Si deseas saber más, comunícate con nuestro equipo al 800 6000 bpb (272) o envía WhatsApp dando click aquí. O si lo prefieres, inicia tu solicitud en bienparabien.com

Empieza con un crédito de liquidez

Más información
Bitnami