Emergencia vs Planeación Financiera

Tener planes de emergencia para las épocas difíciles, puede ser la diferencia entre salvar nuestra empresa o cerrarla. ¡Sólo falta planeación financiera!

Read More...

Escucha el contenido con nuestro asistente de voz
Voiced by Amazon Polly

En la vida hay épocas de vacas gordas y épocas de vacas flacas. Sin duda, todos hemos tenido emergencias financieras, ya sea a nivel personal o a nivel profesional, principalmente cuando se inicia un negocio. Es universalmente sabido que no podemos evitar cuestiones fuera de nuestro control. ¿Qué está fuera de nuestro control?, un ejemplo: ¿cuándo pensaríamos que algo que sucedía en Wuhan, China, afectaría al comercio minorista de Tlaxcala, México?

La globalización continúa avanzando y como todo, tiene beneficios y perjuicios. Uno de los beneficios es que podemos comprar artículos a precios muy bajos. Seguramente muchos hemos utilizado aplicaciones móviles o páginas de internet en las que encontramos artículos a un precio mucho menor que en tiendas locales. Eso sí, tardan semanas y en ocasiones meses en llegar (costo – beneficio) porque vienen desde… sí, China.

Los perjuicios son los que estamos viviendo actualmente. Si Estados Unidos se pelea con China, nuestro tipo de cambio se ve afectado; productos y servicios incrementan sus costos y muchas cosas se complican sin que tengamos la culpa de absolutamente nada.

Aspectos de este tipo no podemos controlarlos, y nunca lo haremos. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es prevenir. Planear qué acciones llevaremos a cabo si es que ocurriera una catástrofe, y para ello, lo principal es anticiparnos a los riesgos. Le dicen, planeación financiera.

Seguramente puedes pensar, “¡estoy leyendo este artículo demasiado tarde, lo debiste haber escrito antes!, ¿ahora qué hago? Te tengo una excelente noticia, aún estás a tiempo de lograr planeación financiera, ya llegaremos ahí.

¿Cómo podemos prevenir estos escenarios?, hay un dicho muy famoso que dice: “Quien no conoce su historia, está condenado a repetirla”. Todos los días contamos con nuevas fuentes de información. Noticias que nos bombardean con notificaciones en el celular, programas de radio, periódicos en papel y digitales, etc.

Afortunadamente, todos los que generan los contenidos para estos medios, hacen su tarea (o casi todos), y nos comparten lo que ha sucedido en el pasado, las tendencias, los riesgos, en fin, si nos hacemos a la tarea de informarnos diariamente, vamos a tener un panorama muy claro de lo que podría pasar en un corto o mediano plazo.

La economía global es demasiado dinámica. Hoy el Presidente Trump escribe un tweet mientras está de mal humor y el tipo de cambio se va a las nubes en minutos, no días, minutos. La velocidad en la toma de decisiones es crítica para minimizar impactos. Sin embargo, el poder ejecutar planes de emergencia es lo que más nos ayudará a superar las crisis que lleguemos a enfrentar. 

Hablando de temas económicos, existen diversos instrumentos que pueden apoyar a una PyME a tener planeación financiera y sobrellevar una crisis económica. Uno de ellos son las coberturas. Para el ejemplo del tipo de cambio mencionado hace un momento, existen las “Coberturas Cambiarias” las cuales son contratos que permiten asegurar un nivel de tipo de cambio en el presente para realizar futuras operaciones de divisas. De esta forma, si existe una catástrofe con el tipo de cambio y cuento con este instrumento no corro un riesgo alto, ya que tengo asegurado un tipo de cambio para mis operaciones, lo que minimiza los impactos.

Otro instrumento que nos puede ayudar en una emergencia es contar con un crédito revolvente de liquidez. Éste es uno de los instrumentos más ágiles ya que podemos utilizarlo para lo que sea. No está condicionado a un fin específico, la empresa puede invertirlo en compra de infraestructura o pago de nómina en una emergencia para no afectar la operación, entre muchos otros usos.

Con respecto a cómo podemos prevenir, una alternativa es que ya contemos con un crédito de liquidez aprobado. No solicitarlo cuando las condiciones de riesgo para los bancos también son mayores y por ende restringen aún más el crédito, sino tramitarlo con anticipación. De esta forma, en el momento en que se requiera, simplemente se hace una disposición de los recursos. Ésta es una gran herramienta de planeación financiera.

El crédito de liquidez revolvente con garantía fiduciaria de Bien para Bien es un instrumento perfecto para éste tipo de crisis, ya que mientras no se utilice, no se paga ni un solo peso de interés. Funciona como un “seguro” para la empresa, lo puedes utilizar en el momento más crítico, inyectar liquidez a la empresa, aprovechar una oportunidad de negocio alterna, mantener la operación de la misma, o en cualquier otra cosa.

Otro beneficio de contar con éste producto es que se puede tramitar aunque la empresa no tenga un mínimo de tiempo de constitución, incluso si tiene un reporte negativo en el buró de crédito y aunque no puedas comprobar ingresos. Sí, esto es real, y todo gracias a poder utilizar una casa, departamento, oficina o local comercial a nombre del solicitante o un familiar en primer grado del mismo.

El poder dotar de recursos a los microempresarios y PyMES son lo que permite que los engranes de la economía nacional no se frenen, y que aún en épocas complicadas como ésta, se pueda salir avante. Bien para Bien autoriza un crédito en 48 hrs, tomando en cuenta el proceso de firma del contrato, puedes contar con tus recursos en 2 semanas.

Sí, sólo 2 semanas desde que ingresas la solicitud y hasta que dispones de los recursos del crédito. Adicional a ello, con el nuevo producto Paga Menos, tus primeras 4 mensualidades serán muy pequeñas. A partir de la mensualidad 5 y al término del plazo la mensualidad será de su monto regular.

Sin letras chiquitas, sin montos adicionales a pagar, sin comisiones ni intereses que se sumen. Ingresa a bienparabien.com y solicita tu crédito de liquidez. Ten la tranquilidad de que cuentas con los recursos necesarios para mantener a flote tu operación y tener la oportunidad de aprovechar alguna oportunidad de negocio adicional.

En conclusión, debemos ser capaces de visualizar los riesgos que nos pueden afectar en un corto, mediano y largo plazo. Debemos crear planes de emergencia, tener todo listo y sobre todo no utilizarlos cuando no sea realmente necesario. Aprovechar las épocas de vacas gordas para adquirir estos instrumentos puede ser la gran diferencia entre la continuidad o el cierre de la empresa, así de fácil.

Empieza con un crédito de liquidez

Más información
Bitnami