Realizar tus pagos a tiempo. La mejor manera de ahorrar

Pagar tus deudas a tiempo es una de las mejores estrategias para ahorrar a largo plazo. Te explicamos por qué.

Read More...

Escucha el contenido con nuestro asistente de voz
Voiced by Amazon Polly

Llevar un buen control de nuestras finanzas personales es de suma importancia. A lo largo de nuestras vidas nos han enseñado a pagar nuestras deudas, pero no cómo pagarlas. No se trata sólo de cubrir el monto de nuestros créditos, sino de hacerlo de forma estratégica para obtener beneficios. Incluso ahorrar dinero.

En este sentido, una de las técnicas más efectivas para evitar gastos innecesarios es pagar tus deudas a tiempo. En todos nuestros recibos de pago, hay una fecha límite. Es común que pensemos que este número no es de relevancia y sólo lo tomamos como una referencia. Parece no importar si pagamos uno, dos o hasta quince días después, ¿de cualquier forma estoy pagando, no?

Pues ello es totalmente falso. Así sea sólo un día de atraso, esa demora te genera mayores gastos a corto, mediano y largo plazo. Te explicamos por qué:

Intereses

Este es, probablemente, el motivo más obvio por el cual atrasarte en tus pagos, te cuesta más. Cuando nos pasamos de la fecha límite de pago, la empresa que nos prestó comienza  a cobrar una penalidad llamada “intereses moratorios”. Es un tipo de “castigo” por no haber cumplido tus obligaciones en el tiempo que establece un contrato.

Los intereses moratorios se calculan sobre el monto que debiste haber pagado. Te ponemos un ejemplo:


Pago mensual: $1000 pesos

Interés moratorio: 5%

Fecha de pago: 1 de junio

Días de atraso: 15 días.

Para saber cuánto debes pagar, es necesario calcular cuánto sería el interés de tu mensualidad total (50). Esta cantidad es lo que pagarías por todos los  días del mes, por lo tanto, divídelo entre 30 y después multiplica por tus días de atraso (50/30×15). De esta forma, puedes saber que en nuestro ejemplo, pagarías $25 pesos más de intereses moratorios.

Este monto no suma al capital inicial. Es decir, que aunque estés pagando más dinero, tu deuda no disminuye realmente. Por ahora, puedes pensar que no es una suma significativa, pero si haces un recuento de todo lo que te cuestan esos “días extras”, verás que pudiste haber pagado tu deuda mucho antes.

Score en buró

Pagar tus deudas con demora también causa estragos a tu buró de crédito. Como hemos explicado antes en este artículo, esta entidad es el registro de tu comportamiento crediticio: cómo pagas, cómo utilizas tu crédito, si eres puntual o te atrasas en tus pagos. Es decir, es el historial de cómo eres como deudor: lo bueno, pero también lo malo. Ello se refleja en tu puntaje o score.

Por tanto, cuando realizas pagos fuera de tiempo, queda anotado en el buró de crédito, pues las entidades crediticias cada mes hacen un informe de tu comportamiento como deudor. Esto sucede con todos los tipos de crédito: tarjetas de tiendas departamentales, el contrato de tu teléfono celular, la cuenta de la televisión por cable, servicios de streaming  y, por supuesto, tarjetas de crédito. 

Si bien, la situación no parece compleja al principio, lo cierto es que las consecuencias llegan a largo plazo. Al momento en que deseas solicitar un crédito mayor, la tasa de interés que te puede ofrecer una entidad crediticia suele ser muy cara. En suma, muchas financieras se niegan a otorgarte un crédito, haciendo más complicado que cumplas tus proyectos.

Lo cierto es que nadie está exento de una mala racha. Si comienzas a tener problemas para pagar tu crédito, es importante que te pongas en acción. Definitivamente lo peor que puedes hacer es no pagar. Existen diversas alternativas que te pueden servir para enfrentar tus deudas como reestructurar o consolidarlas

Acércate a tu institución financiera. Mientras muestres intención de pago, ten por seguro que podrán ajustar el monto de tus mensualidades, el plazo u otras condiciones que te faciliten continuar con el pago de tu deuda. 

Que no te espanten tus deudas. Infórmate y enfréntalas. Te ahorrará mucho dinero a largo plazo.

Empieza con un crédito de liquidez

Más información
Bitnami