¿Qué es liquidez financiera?

Tener que rematar una propiedad o venderla a un precio menor al del mercado, por la urgencia de contar con el dinero en efectivo, es un ejemplo de cómo un activo pierde valor.

Read More...

La liquidez financiera de una empresa o persona es la capacidad que tienen para disponer dinero en efectivo y hacer frente a sus obligaciones. También es la facilidad con la que un activo puede convertirse en dinero en efectivo.

Muchas veces, las empresas y las personas enfrentan situaciones que requieren una determinada cantidad de dinero en efectivo en un plazo de tiempo corto. Lamentablemente, no cuentan con la liquidez necesaria para enfrentar dichas situaciones.

En el caso de personas, estas situaciones pueden ser gastos médicos no previstos, la necesidad de pagar deudas, el deseo de poner un negocio o de pagar por la educación de los hijos. Por su parte, las empresas enfrentan problemas como el atraso en los pagos por parte de sus clientes o plazos de pago muy largos, la necesidad de invertir una fuerte cantidad en el negocio para hacerlo crecer, sobrevivir a una caída en las ventas, entre otras.

Para una empresa o una persona, la liquidez es la capacidad para cumplir con sus obligaciones o cubrir sus imprevistos en el corto plazo.

La liquidez representa la cualidad de los activos para convertirse en dinero en efectivo de forma inmediata sin pérdida significativa de su valor. De tal manera que cuanto más fácil es convertir un activo en dinero, es más líquido. Entre estos podemos considerar el dinero en efectivo, una cuenta de ahorros o un portafolio de inversiones. Generalmente estos activos se utilizan para hacer frente a una crisis de liquidez.

Activos no líquidos

Por otro lado, existen los activos que no son tan líquidos. Éstos son los que nos tomaría cierto tiempo convertir en efectivo y que en el proceso podrían perder algo o mucho de su valor. Aquí podemos incluir propiedades, vehículos, joyas, facturas sin cobrar, entre otros.

En muchos casos, aunque las personas o las empresas cuentan entre sus activos con una cantidad de dinero mayor a la que necesitan para afrontar una crisis de liquidez, es necesario pasar por un proceso, que puede durar desde unas semanas, hasta meses (como es el caso de vender una propiedad), para volver líquido el activo; es decir, convertirlo en dinero en efectivo con disponibilidad inmediata.

Tener que rematar una propiedad o venderla a un precio menor al del mercado, por la urgencia de contar con el dinero en efectivo, es un ejemplo de cómo un activo pierde valor.

Ya sea como empresa o como persona, cuando enfrentamos una crisis de liquidez lo primero que nos viene a la mente es solicitar un préstamo.

Una solución viable es solicitar un crédito utilizando como garantía un bien inmueble. Otro de los beneficios importante de un préstamo con garantía inmobiliaria es que permiten a quien solicita el crédito conservar su propiedad y no tener que venderla por menos de lo que vale o, en el peor de los casos, rematarla para salir de la crisis. Además, si el solicitante paga en tiempo y forma conservará su patrimonio intacto ganando valor en el tiempo y podrá ser candidato para obtener un nuevo crédito.

Empieza con un crédito de liquidez

Más información
Bitnami